Opera Blink pueda ser que no sea portado a GNU/Linux

Opera, el navegador más “desconocido” por la mayor parte de personas de a pie, era el navegador de internet en el cual se destacó por ser el pionero en implementar elementos que actualmente son muy usados en la mayoría de navegadores como las pestañas, la navegación oculta, la sincronización de datos y muchos otros conceptos que actualmente se han implementado en estos navegadores. Incluso, hasta la versión 12.16, era prácticamente la suite de Internet más ligera y útil que pudiese encontrar en la red de redes.

No obstante, cuando Opera Software, compañía responsable del desarrollo del navegador homónimo, cambió el motor de renderizado de su navegador por el motor de renderizado de Google como resultado de la bifurcación de Webkit, Blink, la experiencia de usuario ha cambiado de forma drástica, de tal forma que muchos de los usuarios que apoyaban dicho navegador prefirieron quedarse con la versión 12.16 o intentar suerte con Firefox y/o Chrome|Chromium debido a que muchas funciones habían sido “mutiladas”, además que aún no se implementó correctamente la función “Opera Sync”, la cual se destaca por hacer una excelente sincronización de los enlaces de páginas preferidas que se hacían tanto en su versión de escritorio como en su versión para dispositivos móviles.

Desde su lanzamiento, Opera Blink había estado disponible desde un buen tiempo en Windows y OSX, pero en GNU/Linux, brillaba por su ausencia. La compañía de la “O” roja había dicho que próximamente iba a salir el port para dicho SO de este navegador, aunque no se habían explicado los motivos de la demora. Finalmente, desde Hacker News, nos llegan las declaraciones del ex trabajador de Opera, Andreas Tolfsen, las cuales no son nada alentadoras:

En mi trabajo anterior, un pequeño proveedor de navegador decidió abandonar su propio motor de renderizado y suite de navegación, me detuve de usar nuestro producto porque Linux no fue una prioridad. Fueron dadas numerosas razones, tales como una baja cuota de mercado, “sólo lo usan los frikis”, todos los periodistas usan Mac, etc.

Éste fue el punto de ridiculizar la plataforma y a la gente que trabaja en ella, citándose frecuentemente como “chistes de Linux”, tales como “probablemente tengas que recompilar primero el kernel” cual sea la cuestión fue tomada en serio acerca de cuándo iniciamos al menos conseguir que las bibliotecas del núcleo funcionaran.

Y cuando digo que no fue una prioridad, quiero decir que ni siquiera tuvimos algo que fuera un estado compilable. Unas cuántas personas han comenzado a reparar el código roto para obtener algo que pudiesen compilar en Linux en su tiempo libre. Después de unas semanas desarrollándolo, fueron ordenados por la administración que detuvieran lo que estaban haciendo y enfocar su fuerza de voluntad en las metas del proyecto, sindo conducidos a las versiones de Windows y Mac.

Así que la compañía comenzó el proceso del traslado forzoso de trabajadores que trabajaron en Linux por más de 15 años a plataformas que los hacían sentir incómodos y laboralmente improductivos.

Ésta es una historia mucho más larga, pero ésto cuenta la historia de una compañía que aliena no sólo a su base de usuarios leales, sino también una significante proporción de sus propios desarrolladores. ¿El resultado? Pérdida de motivación y resignación.

Bien hecho

Inicialmente, los usuarios de GNU/Linux tenían una alternativa a los navegadores más populares que no fuera ni hecho a medias ni tan simple ni tan saturado. No obstante, con esta mirada hacia las entrañas de Opera Software, nos podemos dar cuenta que tanto los desórdenes en la gestión de Opera como también la desesperanza de los usuarios de GNU/Linux de una nueva versión de Opera para dicho SO, sino que también decepciona en cuanto a la responsabilidad que se tenía en el desarrollo equitativo en dichas versiones de Opera. Incluso, los que usan FreeBSD se quedaron con unas caras largas después de enterarse de ello.

Al fin de al cabo, el Opera Presto fue un excelente navegador, aunque al igual que Windows XP, le llegará la hora de partir de este mundo como también lo hizo el servicio MyOpera. Por lo menos, Firefox y Chrome han sabido suplir sus “carencias” y le han dado un trato mucho más equitativo para dichas versiones, aunque Google apuesta más por la interfaz Aura y prometen que estará disponible en Linux.

3 Responses to Opera Blink pueda ser que no sea portado a GNU/Linux

  1. noctuido dice:

    Los fundadores y dueños de Opera decidieron hace varios años sacar a bolsa Opera. Cuando sacas una empresa a bolsa, es para recibir inversores y con ellos una buena inyección de dinero, la cual les permitió poner más gente en nómina (desarrolladores, comerciales…). Recuerdo que en aquel entonces Opera superó los 650 empleados (muy por encima de los 200 que tenía Mozilla en nómina). Con el tiempo esos inversores aun siendo más o menos los mismos, ya pasan a verse como “especuladores” (no ya tanto como inversores 😛 ). Buscan beneficios y la ecuación puede pasar a ser -gasto+beneficio. A algunos de sus fundadores y desarrolladores ven que su postura ya no cuenta o al menos como lo hacía antes. Solución empezar de nuevo desde cero con Vivaldi y cuidando de no molestar las patentes en poder del actual consejo de administración.

    Comercialmente, sin pensar como usuarios que apreciamos la tecnología, a Opera le está saliendo bien la jugada. Ha despedido a empleados y su cuota según Statcounter ha pasado de un 1% en junio a un 1,3% en enero, suponiendo además que hay más internautas. A nivel de una web abierta y competitiva son malas noticias ¿pero a quién le importa ésto último? a ti o a mí y poca gente más.

    Saludos.

Comenta

A %d blogueros les gusta esto: